Objetivos específicos

Las consideraciones precedentes nos permiten delimitar un conjunto de objetivos específicos que se orientan a generar, consolidar y potencializar el proceso de estructuración subjetiva y de inserción social de cada concurrente. Dichos objetivos son los siguientes:

¨    promover el logro de un desplazamiento en la posición del concurrente, de forma tal que su condición de “objeto de cuidados” (lugar en el que habitualmente es ubicado) pueda rotar hacia una posición que lo reconozca como sujeto de deseos y de motivaciones, como punto de partida de una construcción identitaria activa y desligada de los condicionantes que lo alienan en relación con sus imposibilidades o limitaciones;

¨    consolidar la adquisición del mayor grado posible de independencia personal y su afirmación tanto en relación con el dispositivo institucional como en el ámbito familiar y social;

¨    desarrollar un plan de tratamiento individualizado, a través del cual las diferentes estrategias implementadas se definan por su adecuación con un programa terapéutico establecido desde el ingreso del concurrente, y periódicamente reformulado, sobre el cual confluyan modalidades de atención individuales y grupales;

¨    desarrollar un conjunto de actividades desde un encuadre preocupacional, en contextos y espacios de participación compartidos con otros, como instancia de promoción de situaciones de intercambio y como ámbito de estimulación para la creatividad de cada concurrente;

¨    promover el máximo desarrollo posible de las capacidades intelectuales y potencialidades vinculares de cada concurrente, a través de su inclusión en diferentes prácticas y actividades preocupacionales, expresivas, terapéuticas y recreativas;

¨    establecer un marco de trabajo con familiares, mediante el cual los referentes afectivos de cada concurrente puedan acceder a una instancia de participación y compromiso con el programa terapéutico implementado en cada caso, y donde se promueva un espacio de reflexión acerca de la sintomatología que se consolida alrededor de la impronta que produce la discapacidad mental en la convivencia cotidiana;

¨    generar procesos de socialización y de inserción comunitaria, partiendo del relevamiento de los diferentes recursos disponibles en la comunidad, y tendiendo al desarrollo de actividades recreativas y culturales mediante la ampliación de los ámbitos de participación.

Descripción y programación